Jesús era carpintero y él no habría hecho una cama para la unión “homosexual”

Este es el caso de un ferviente cristiano que ganó un juicio tras negarse a hacer un pastel de bodas para una pareja homosexual. El pastelero Jack Phillips rechazó el pedido de David Mullins y Charlie Craig, pues iba en contra de su fe.

La conversación con esta pareja duró apenas 20 segundos, pero derivó en una cadena de acciones legales que, finalmente, le dio la victoria a Phillips. La fe evangélica y la pastelería han sido dos prioridades en la vida de Jack Phillips, pero fue la combinación de ambas lo que lo llevó a una batalla legal que ganó este lunes, con el respaldo de la Corte Suprema de Estados Unidos.



Masterpiece Cakeshop, su pastelería, está ubicada en Lakewood, al oeste de la ciudad de Denver.

“Lo siento muchachos, no hago pasteles para bodas entre personas del mismo sexo”, fue lo que Phillips le dijo a la pareja homosexual. Pero Mullin y Craig se quejaron ante la Comisión de Derechos Civiles de Colorado con la ayuda de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), y habían prevalecido en su caso desde entonces.

El pastelero presentó una apelación ante el Tribunal de Apelaciones.
El pastelero presentó una apelación ante el Tribunal de Apelaciones.

En mayo de 2014, la Comisión de Derechos Civiles de Colorado confirmó que Phillips había violado la ley de derechos civiles del estado. El pastelero presentó una apelación ante el Tribunal de Apelaciones de Colorado, que confirmó los fallos del tribunal inferior en agosto de 2015, afirmando que proporcionar el pastel para la ceremonia no equivale a un respaldo a las nupcias entre personas del mismo sexo.

El pastelero presentó una apelación ante el Tribunal de Apelaciones.

Sin embargo, Phillips aclara que no solo rechaza hacer pasteles o postres para parejas homosexuales, sino que también rechaza hacerlos para despedidas de solteros o eventos de Halloween. “Soy un seguidor de Jesucristo. Si Jesús fuera carpintero (en estos tiempos), no haría una cama para esa unión (homosexual)”, dijo el maestro pastelero.



El asunto fue apelado ante la Corte Suprema de Colorado, que se negó a escuchar el caso el año pasado. Por lo tanto, Phillips llevó su caso a la corte más alta de la nación, que acordó en junio ser el árbitro del asunto.

Phillips expresó su alivio por la decisión del lunes y comentó en una declaración: “Es difícil creer que el gobierno me haya castigado por operar mi negocio de acuerdo con mis creencias sobre el matrimonio. Eso no es libertad o tolerancia. Estoy muy agradecido con la Corte Suprema de los Estados Unidos por este fallo”.

*Fuentes de BBC News y Christian News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *