EE.UU.: Maquillista famoso se entrega a Cristo y renuncia a las drogas

Danny Velasco fue un reconocido artista de imagen personal en París. Sus brillantes sesiones de fotos para reconocidas revistas en Nueva York, hicieron de él una renombrada figura en el mundo de la fama. Pero su adicción a las drogas le hizo perder todo, dejándolo loco y viviendo en las calles.

De usar costosos cashmeres negros y vivir en un loft de 1524 m² en Manhattan, se quedó sin hogar y fortuna.



Nunca tuvo límites, casi siempre estaba en la cima del mundo, pero solo bastó una acción para dejarlo en la ruina. “Empecé a consumir alcohol y drogas, y una vez que comencé en ese mundo, me convertí en un adicto”, explicó Danny.
Se entregó por completo a la heroína, destruyendo todo lo que recordaba como logros personales.

Pasó de ser una persona célebre a un hombre loco que vivía en las calles. “Me resigné al hecho de que iba a morir en las calles”, relató Danny en una entrevista para God Reports.

“Cuando me encontraba sin una moneda, llamaba a Wanda, una amiga que se había vuelto cristiana.

El día que invoques al Señor, Él te hará libre
El día que invoques al Señor, Él te hará libre

Ella siempre me invitaba a la iglesia. Recuerdo que cada vez que Wanda respondía, me decía: El día que invoques al Señor, Él te hará libre”, dijo Danny. Una mañana se despertó con su propio vómito en un hospital, escuchando voces demoníacas hablándole a su mente.

Cuando lidiaba una cruenta batalla espiritual, Danny recordó la voz de su amiga, entonces clamó: ¡Jesús, ayúdame, sálvame! Tú eres mi esperanza. “Era como si el Espíritu del Dios viviente estuviera en la habitación sanándome y cambiándome”, recuerda Danny.



Algo extraordinario sucedió aquel día, pues Danny hoy es una nueva criatura. “Dios es increíblemente poderoso, cuando invoqué Su nombre, me dio una nueva vida, me defendió de mis miedos y me extendió su misericordia. Hoy te puedo decir que lo que Cristo hizo conmigo, también lo puede hacer en tu vida”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *