Cerca del Juicio Final: EE.UU. lanzará al espacio satélites para una guerra nuclear

Los nuevos satélites garantizarán la comunicación a los militares de EE.UU. en caso de una guerra nuclear.

EE.UU. planea lanzar nuevos satélites de frecuencia avanzada extremadamente alta (AEHF, por sus siglas en inglés), que posibilitan la comunicación en caso de guerra nuclear y son inmunes a las interferencias electrónicas, publica la revista Popular Mechanics.

Actualmente hay cuatro aparatos de este tipo en la órbita geoestacionaria.



En 2019 y 2020 se lanzarán otros dos satélites, para cuyo desarrollo se propone asignar 29,8 millones de dólares. Estos satélites pueden enviar señales incluso en condiciones de guerra nuclear, cuando la atmósfera está llena de partículas cargadas que emiten ondas electromagnéticas.

Las comunicaciones normales no funcionan en estas condiciones, pero la tecnología AEHF aumenta la probabilidad de transmisión de señal mandando a tierra múltiples haces, algo que proporcionaría una ‘línea directa’ especial para la Casa Blanca.

En enero de 2018, EE.UU. lanzó un cohete portador Delta IV con un satélite militar clasificado NROL-47. Otro satélite secreto, apodado Zuma, fue lanzado el 7 de enero a bordo del Falcon 9 de la compañía estadounidense SpaceX, pero no alcanzó la órbita calculada y cayó al océano.

¿Por qué todos quieren tener armas espaciales?.

¿Por qué todos quieren tener armas espaciales?.
¿Por qué todos quieren tener armas espaciales?.

Los Estados se comportan en este ámbito siguiendo dos sencillas leyes no escritas. Según la primera, quien domina el espacio, domina la Tierra, que hoy en día no puede prescindir de satélites, que ya controlan todas las facetas de la vida.



“Si EE.UU. no es el primero en la militarización del espacio, perderá la carrera en el futuro”, afirma Peter Kamocsai de Universidad George Washington.

La segunda ley establece que quien primero despliegue sus armas en el espacio lo dominará sin necesidad de competir, ya que, pese al enorme coste de los programas bélicos espaciales, intentar neutralizar armas letales ya desplegadas cuesta aún más.

De hecho, un país con armas en órbita será capaz de destruir las armas de otros países incluso antes de su despliegue.

En realidad, son pocas las armas que han sido probadas en el espacio, aunque algunas, como las explosiones nucleares efectuadas por EE.UU. y la URSS, resuenan incluso hoy en día con un eco amenazante.

La renuencia de EE.UU. en el marco de la ONU.

La renuencia de EE.UU. en el marco de la ONU.
La renuencia de EE.UU. en el marco de la ONU.

Afortunadamente, las armas nucleares y las armas de destrucción masiva en el espacio quedaron prohibidas, a diferencia de lo que ocurre con otros tipos de armamento cuyo embargo internacional cae en saco roto cada año, debido, entre otras cosas, a la renuencia de EE.UU. en el marco de la ONU.

Debe quedar claro que actualmente en el espacio no hay armas en el sentido literal de la palabra. Es más, la ‘carrera armamentística espacial’ -desde su inicio por EE.UU. y la URSS en los primeros años de la década de 1960 hasta hoy en día- no ha dejado ninguna víctima.



No obstante, los países siguen desarrollando su armamento espacial y existe bastante material bélico en espacio, sobre todo satélites militares.

Aunque no se trate literalmente de ‘armas’, sin ellos las guerras actuales ya no serían posibles. Además, la trayectoria de vuelo de algunos misiles balísticos surcan el espacio.

Junto con los satélites militares coexisten proyectos ambiciosos de futuras armas espaciales, como láseres destructores o ‘lanzas’ futuristas de metal fundido desarrolladas por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *